Archivo de la etiqueta: bike

Crónica del viaje a Salamanca

Una de las cosas que caracteriza a un tuno es el hecho de que nunca le faltarán camaradas de otras tunas que le conviden a alguna andanza o travesía. Y así es como comienza este relato: con una invitación por parte de nuestros amigos de la Tuna de Ingeniería de Caminos para aventurarnos en un viaje a la ciudad de Salamanca, ciudad juvenil y estudiantil y hogar de la primera Tuna conocida en España. Por ello es por lo que ni un servidor, ni la muy Noble y Andariega Tuna a la que pertenezco pudimos rechazar la oportunidad de volver a visitarla para unos y conocerla por primera vez para otros.

La primera etapa de este viaje comienza en el carro con el que partí hacia la urbe en compañía de maese Limitado, maese Heavy y un pardillo de nuestros amigos de caminos con quien entablé amistad desde el principio. El viaje transcurrió grato y gustoso y tuve la oportunidad de escuchar por primera vez anécdotas tunantes y así comenzar a entender lo que realmente era ser tuno y pertenecer a una liga tan antigua, noble, gloriosa y seria del mundo estudiantil y universitario como es la tuna.

Al llegar a la comarca de Castilla y León, pude avizorar los primeros molinos en el horizonte y ya al llegar a la urbe pude contemplar estupefacto la gran obra que caracterizaba a esta metrópoli: su Catedral.

Una vez ya en la ciudad y con los atuendos, ya puestos, que caracterizan al tuno y al pardillo, grillo en uno y disfraz en otro, nos dispusimos a depositar nuestros bártulos en nuestro lugar de hospedaje.

Una vez sosegados y apaciguados tras el largo viaje, conocimos a las integrantes de la Tuna femenina de Salamanca que con toda su amabilidad nos hicieron de guía durante la primera noche la cual la pasamos tañendo nuestros instrumentos en mesones y bebiendo bebidas espirituosas y a altas horas de la madrugada salimos en busca del festejo salamantino. A cerca de esta Tuna femenina, cabe decir que sus artes en tañer sus instrumentos eran más que apreciables. También tuve la oportunidad de conocer más pardillos de caminos que me ilustraron sobre el cómo obrar del pardillo.

La segunda jornada transcurrió entre ensayos y anécdotas de tuna y un servidor tuvo la oportunidad de aprender a tañer su primera canción y ya cuando el fulgor diurno se extinguió, salimos a conocer más posadas del lugar y ulteriormente salimos en busca de festejo de nuevo. Sin embargo, de esta última noche no podría ofrecer más detalles ya que sin darme cuenta caí en brazos del dios Baco….