Crónica del Viaje a Perú: Epílogo. Houston

Como guinda a nuestro viaje en Perú, una pequeña parte de nuestra expedición decidió tomarse unas merecidas vacaciones y aprovechando el que nuestro vuelo de vuelta tenía una escala en Houston, optamos por cambiar las suevas temperaturas del invierno peruano por, como temíamos, el intrépido verano tejano.

Taison, nuestro pandereta adoptado de caminos, Minero, Tomatito, Suministros y este humilde cornista formábamos parte de esta última cabalgada.

De esta suerte cinco de nosotros nos despedíamos de los compañeros en la terminal, viendo sus caras de envidia viendo que nuestra aventura iba a durar 2 semanas más.

Pronto nos dimos cuenta de la magnitud de la nueva empresa que teníamos delante. Cinco Tunos en medio de Texas solo con nuestras guitarras y bandurrias (porque no nos había quedado nada de dinero después de Perú). Al ver que tardamos más de 2 horas en salir del aeropuerto los nervios se adueñaron de nosotros.

Sin embargo, Suministros y Taison, el cual había destacado por no destacar en Perú, vieron que era el momento de coger las riendas y nos consiguieron sacar de este atolladero.

Al final, después de muchas andanzas la suerte nos llevo a encontrarnos con nuestro ángel de la guarda americano. Olga, una bilbaína expatriada en Texas y vice-presidenta de la Casa de España en Houston, nos puso en liza y nos descubrió todo lo que esa ciudad tenía que ofrecernos.

Esa misma noche nos deleitaron con las famosas barbacoas tejanas. Solo se puede esperar una delicia de carne cocinándose en un horno de roble durante 16 horas.
Pero la gran noche fue aquella a la que asistimos a una autentica fiesta tejana. Un gran rancho convertido en una magnifica pista de baile donde los jóvenes y los mayores se mezclaban como en las típicas verbenas de los pueblos españoles. Salvo que todos iban ataviados con sus botas de piel y sus sombreros de cowboys.
Pronto unas chicas, sorprendidas por nuestros trajes, se empeñaron a enseñarnos a bailar el two-step, con brillantes resultados.

Mientras nosotros disfrutábamos del ambiente de Houston, y tocábamos donde nos reclamaban, Olga se convirtió en nuestra relaciones públicas y nos consiguió una actuación en la televisión local de Houston y en la Universidad Rice.
Mas tarde, el restaurante El Mesón del Rice Village nos acogió como en casa.

Nuestro último viaje nos llevo a San Antonio, donde el encanto de las colonias misioneras de aire californiano se mezclaban con la influencia mexicana como por instinto.
Comimos en un restaurante de carretera digno de la película “Abierto hasta el amanecer”.  Sin embargo, no solo no hubo sustos si no que comimos la mejor comida mexicana a ese lado de la frontera… aunque tampoco hubo baile con serpiente…

Por último, volvimos a Houston, donde nuestra actuación de despedida en el local de Alberto fue un éxito.
Celebramos esta semana increíble con “otra” barbacoa en casa de Olga donde poco a poco el cansancio se hizo dueño de nosotros.

La última aventura había salido a pedir de boca, y aunque con pena, nos tocaba ya regresar a España donde nos esperaba el merecido descanso.

Los recuerdos se hacen cada vez mas vagos, pero las experiencias quedan y en de fantástico mes que estuvimos viviendo en la mas mágica aventura que puede vivir un estudiante, desde Madrid a Lima, desde las Ruinas de Machu Picchu hasta los grandes rascacielos de Houston, solo se puede contar esas experiencias como maravillosas

Fin

Limi dixit

Leer tambien…

Crónica del viaje a Perú: Prólogo
Crónica del viaje a Perú: 1º Parte
Crónica del viaje a Perú: 2º Parte
Crónica del viaje a Perú: 3º Parte

Crónica del Viaje a Perú: 3ª Parte

Nuestros días se en ultramar se acababan y ya pronto regresaríamos a España. Nuestros objetivos estaban cumplidos y la expedición rebosaba de optimismo y alegría.

Por eso, decidimos compartir nuestro éxito con nuestros hermanos de la Tuna de Derecho de San Martín de Porres. Nos vimos, otra vez en carretera con rumbo a Lima, atravesando los desiertos de Nazca y subiendo por la costa del Pacifico.

Pareciose que la Ciudad de Lima estaba complacida con nuestra venida, pues en pleno invierno austral nos sorprendió con buen tiempo y sol. Allí pudimos ver como la modernidad se mezclaba con los restos de la España colonial. La antigua costa del Callao ha sido absorbida por el increíble crecimiento de la ciudad. Y bajo los el amparo del cauce del río Rímac se levantan los suburbios sin control al contraste de los barrios costeros de Miraflores o San Isidro.

Coincidió nuestra llegada con las celebraciones del 35º aniversario de nuestros anfitriones que coronaron en un Certamen, donde nuestros solistas, maese Junior y maese Minero, consiguieron que volviésemos a España con el premio al “mejor solista” para aumentar nuestro botín.

Aun así, grande fue el precio que pagamos al final de nuestro viaje, pues dejamos el corazón en esas tierras. Lo poco que nos quedo de él, se encargaron de expropiarlo las chicas de la Estudiantina Femenina de la Universidad de Antofagasta, Chile, que también participaron en el certamen.
Puede que nos preciemos de haber conquistado muchos amores y bien puede que al ver a estas chicas de la estudiantina nuestro afán y empeño fuese en volver a hacerlo. Puede que nos lanzásemos al ciegas a la aventura y por supuesto, puede que hasta podamos sentirnos orgullosos de haber tenido éxito otra vez. Pero en honor a la verdad, lo más justo sería decir que esta vez el conquistado conquistase al conquistador y ellas, sutiles pero implacables, nos hicieron presa de su hechizo para no poder olvidarlas nunca más.

Poco más que decir sobre esto, salvo que nunca olvidare como amanece en el Pacifico con el Sol a tus espaldas.

Los días que restaban en Lima tuvieron un sabor agridulce.

La alegría de haber compartido tantos momentos contrastaba con las lagrimas al despedirse.
Ovejero recupero su chaqueta, que viajo con nosotros por todo Perú, y el últimos día, las chicas de Antofagasta y los chicos de Lima y nosotros terminamos en casa de Ovejero donde regamos las despedida con cerveza y miradas suplicantes al reloj.

Montamos en el avión rumbo a España cansado y exhaustos, pero felices. llenos de buenos recuerdos y con la maleta cargada de premios. Buenos amigos, que aun que queden al otro lado del Atlántico siempre quedaran cerca y experiencias que nunca olvidaremos

¿Fin..?

Leer tambien…

Crónica del viaje a Perú: Prólogo
Crónica del viaje a Perú: 1º Parte
Crónica del viaje a Perú: 2º Parte
Crónica del viaje a Perú: Epílogo

La Tuna en la Cabalgata de Reyes

Este año hemos aparcado un día los estudios para los exámenes de Febrero para poder recibir como se merecen a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.
Estuvimos en la Plaza de Colon como parte de la Comitiva de los Reyes Magos en la Cabalgata del Ayuntamiento de Madrid.

¡¡¡Feliz Día de Reyes!!!!

Crónica del viaje a Perú: 2ª Parte.

Con el corazón apenado al despedirnos de las cumbres incas y la magia del Machu Picchu fuimos al encuentro del descenso de la Cordillera Andina. Eso si, no sin antes prometernos encontrarnos a nuestros amigos de la Tuna Andina de Cuzco en nuestro próximo destino.

Tras otras largas horas de camino llegamos al fin a Arequipa, “La ciudad Blanca”, La “Muy Noble y Leal” y ciudad cuna de Juristas.
Al pie del volcán Misti, la ciudad de Arequipa nos recibió al amanecer de un día frio y con un reto bajo el brazo.

Participábamos en el Encuentro Internacional de Tunas de Arequipa, que celebran en honor al aniversario de la fundación española de la ciudad.
Este año era la XXIV edición del festival en honor a los 474 años de esta efeméride.

Diecinueve años atrás, la Tuna de Derecho de la Complutense también hoyó estas tierras participando en el festival y como no, teníamos que volver a dejar el listón tan alto como nuestros predecesores.

Muchas cosas podría escribir sobre la semana inolvidable que vivimos en el Sur de Perú,  pero solo me voy a centrar en dos.

La primera. inolvidable la cantidad de amigos que hicimos allí. Desde Benjamín Estrada, organizador del evento, hasta nuestros amigos (y amigas) de la Tuna de la Universidad Militar de Colombia, Nos volvimos a encontrar con nuestros compañeros de Cuzco y nuestros anfitriones en Arequipa nos ocupaban las manos una y otra vez con los vasos de “chicha”

Por dos veces tuvimos la oportunidad de tocar en el concurso internacional de tunas y las dos veces el público se entusiasmo con la nuestras tonadas.

Lo segundo. No ganamos, ARRASAMOS. Quedamos primeros en todas casi todas las categorías en las que participamos.

Mejor Tuna del Encuentro internacional de Tunas
Mejor Instrumentación
Mejor Solista

La una que nos fallo fue el premio a la mejor pandereta, pues nuestro bailarín estrella, Taison, aprovecho su actuación para lesionarse la rodilla y deleitar al público con su salida de escenario a lo “Condemor”.

La última noche la compartimos con nuestros amigos de Colombia, que con espíritu deportivo, aun derrotados, nos invitaron a compartir con ellos aquella fabulosa noche, donde asistimos a una Jura de novatos, que a mí, personalmente, me emociono.

Dejamos allí a nuestros amigos Hugo y Lucero y con nuestros premios y honor bajo el brazo, partimos dejando una estrellita en el firmamento de Arequipa.

Leer tambien…

Crónica del viaje a Perú: Prólogo
Crónica del viaje a Perú: 1º Parte
Crónica del viaje a Perú: 3º Parte
Crónica del viaje a Perú: Epílogo