Clavelitos

Esta semana os traemos la canción más famosa de la tuna, una canción que ha viajado por el mundo y ha sonado en todos los rincones donde ha llegado la tuna: Clavelitos.

Esta es una de las canciones más vistosas de la tuna, que ha sido versionada para el gusto de todas las personas y, que sin duda alguna, representa y nos trae la alegría, vitalidad, la gracia de la tuna.

 

 

Mozita dame el clavel

Dame el clavel de tu boca

Para eso no hay que tener

Mucha vergüenza ni poca

Yo te daré un cascabel

Te lo prometo mozita

Si tu me das esa miel

Que llevas en la boquita

Clavelitos, clavelitos

Clavelitos de mi corazón

Hoy te traigo

Clavelitos

Colorados igual que un fresón

Si algún día

Clavelitos

No lograra poderte traer

No te creas que ya no te quiero

Es que no te los pude coger

La tarde que a media luz

Vi tu boquita de guinda

Yo no he visto en Santa Cruz

Otra mozita más linda

Y luego al ver el clavel

Que llevabas en el pelo

Mirandolo creí ver

Un pedacito de cielo

Clavelitos, clavelitos

Clavelitos de mi corazón

Hoy te traigo

Clavelitos

Colorados igual que un fresón

Si algún día

Clavelitos

No lograra poderte traer

No te creas que ya no te quiero

Es que no te los pude coger

 

 

 

Viaje a Almería. CNTD 2017.

Como cada año, este octubre se ha celebrado el Certamen Nacional de Tunas de Derecho, al cuál no podíamos faltar. El evento ha tenido lugar en Almería, ciudad que ha acogido a todas las tunas con los brazos abiertos.

Tras comenzar el concurso con un pasacalles y una ronda, tuvimos una cena en la Plaza de la Constitución. Allí pudimos reecontrarnos con viejos amigos de otras tunas y empezamos a conocer la cultura de la ciudad, su cerveza y sus tapas. No tardamos mucho en movernos para investigar nuevos lugares: Nuevas calles, nuevos bares, nuevas compañías… Como buenos tunos que somos, alguno terminó la noche cuando el sol ya había salido, y se llevó un trocito de corazón almeriense.

El sábado fue el día de la gran actuación. Nada más levantarnos, fuimos al Auditorio Municipal Maestro Padilla, donde degustamos una deliciosa paella. Tras la comida, llegó el momento de
dirigirse a un bar cercano para realizar el ensayo general. Aprovechamos los últimos instantes para pulir los últimos detalles del repertorio y aclararnos la voz con algún licor. El repertorio elegido fue:
-Palladio: Una canción instrumental para enseñar las capacidad musicales de nuestra tuna.
-San Cayetano / Ronda del firuli: Un pasacalles típico de Madrid, nuestra ciudad origen, donde realizamos los bailes de bandera y pandereta.
-Simón Bolívar: Un tema que retomamos de nuestro último disco.
-Violetas imperiales: La canción más adecuada para lucir la habilidad de nuestro solista.

Una vez concluida la actuación, volvimos a la zona del centro de la ciudad. Seguimos el mismo plan de la noche anterior, pero comenzando con una compañia más íntima. Aprovechamos para
sentarnos tranquilamente toda nuestra tuna en un bar y ponernos al día, ya que también hacía tiempo que no nos veíamos algunos de nosotros.

Al amanacer el domingo, llegó la hora de la despedida. Cada uno tuvo que volverse a su ciudad, a pesar de que todos estaríamos encantados de habernos quedado una semana más por lo menos. Seguro que alguno aprovechó la oportunidad para permanecer allí algo más…

Una vez ya en casa, todos esperamos ansiosos a que llegue el siguiente Nacional, en el que nos tocará visitar la ciudad de Sevilla.

Creación de la tuna en Madrid

Haciendo referencia al documento de Luis Morán en el que un antiguo tuno relata sus vivencias relacionadas con el nacimiento de la tuna de distrito de Madrid, podríamos decir que en el año 1932 solo existía la Orquesta Universitaria que actuaba en la mayoría de actos universitarios y ensayaba cerca del paraninfo y por tanto los contactos con el rector de la universidad eran frecuentes lo que llevo a la creación de la tuna del distrito de Madrid.

Debido a estos inicios la tuna madrileña contaba con instrumentos como violines, bandurrias, laúdes, guitarras y panderetas aunque cuando se tocaba en espacios cerrados se unían un violonchelo y un piano como antiguos componentes de la inicial orquesta.

Esta tuna estaba compuesta por representantes de muchas facultades y gozaba de gran prestigio y respaldo del rectorado.Uno de los primeros actos oficiales fue el porte del estandarte de las facultades y del pendón del Cardenal Cisneros en el homenaje a Don Miguel de Unamuno en Salamanca en 1932, posteriormente hasta 1936 se realizaron numerosos actos a embajadores y ministros.

Durante la guerra civil se fue desmembrando la tuna hasta su terminación en el 1939, aunque años después se fueron creando sucesivas Tunas de las facultades y Escuelas universitarias.

Cumplimos 65 años!!!

Cada cumpleaños es una buena oportunidad para recordar quienes fuimos y quienes somos y los numerosos cambios que ha tenido el arte del buen tunar. Este año estamos de aniversario pues la Tuna de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid cumple 65 años y que mejor forma que compartirlo con todos vosotros. Lo que importa no es cuantos años acumulas en la vida sino cuanta vida se ha acumulado en esos años, y tras miles de viajes y aventuras podemos decir sin duda alguna que esto solo ha hecho nada mas que empezar, por estos 65 años y por los muchos más que nos quedan por vivir… ¡¡¡FELICIDADES TUNA!!!.

Crónica Talavera

   Era 29 de enero y lo que más apetecía después de los exámenes era viaje de tuna, diversión, fiesta y la mejor música. Sin duda esto lo encontraríamos visitando a dos de nuestros veteranos mas apreciados: lucifer y el negro, así que ese viernes nos pusimos rumbo a Talavera, tierra de buenas mujeres.
  Desde el primer momento nos sentimos como en casa, y como es buena costumbre nos tomamos nuestros primeros botellines y tocamos nuestras primeras canciones, la buena vida ya había empezado.
  La primera noche estuvimos cantando y tocando en un bar amigo, y fue bien la cosa porque cerró a las cuatro de la mañana, teniendo en cuenta que de normal la fiesta terminaba a la una y media. Acto seguido nos dirigimos a uno de los locales con mejor ambiente en la zona, que a cambio de tocar un par de canciones en el escenario cerraron un poco mas tarde y nos invitaron a unas muy bien recibidas copas. Siendo esto para nosotros insuficiente decidimos continuar alegrando a la gente cuando nos metimos en una frutería que nos recibieron encantados y nos ofrecieron unas mandarinas que luego nos darían la vida.
Ducha rápida y a continuar, el sábado  nos presentaba con un excepcional cocido reconfortante para todos nosotros, el cual nos echó una ayuda para continuar. La experiencia continuaba, nuestro veterano nos enseñó unas bonitas aves de las cuales nuestro maestre sacó una nueva manera para llamarnos a los pardillos y acudiéramos volando.
La noche del sábado fue increíble, el bar donde estuvimos el día anterior nos ofrecía barra libre para que pasáramos la noche alegrando el ambiente, lo cual no sabemos si le salió rentable. Ese fue un momento perfecto para disfrutar y aprender de nuestros veteranos, los cuales parecían tener mas energía que nosotros, dado que no pararon de cantar y animar el ambiente en toda la noche.
La despedida a la siguiente mañana fue temprana, pero teníamos que volver aunque no quisiéramos. Muy corto se nos hizo un viaje tan bueno del que guardamos los mejores recuerdos y esperamos repetir pronto.