Viaje Dinamarca y Suecia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado fin de semana, entre los días 17 y 19, nos fuimos de viaje exprés a Dinamarca y Suecia, visitando las ciudades de Copenhague, en Dinamarca, y Malmo, En Suecia.

El viaje comenzó nada más llegar al aeropuerto de Copenhague le viernes por la noche, tras un vuelo de 3 horas directo desde Madrid, llegamos con nuestra música y alegría a la capital danesa, con aires garbosos por llegar al piso para poder dejar las bolsas con las mudas de nuestro traje y poder partir raudos a visitar la ciudad y las proximidades. Tras una cena rápida, de dudosos ingredientes y su procedencia, nos dirigimos al centro de la ciudad para en busca de algún local donde poder tomar algo, pese al frío ambiental, la calidez de los daneses nos alegraba la estancia en los diferentes sitios que visitamos, hasta que la noche estuvo cansada y regresamos para descansar.Al día siguiente, visitamos mayoritariamente la ciudad, el centro de la misma, la mítica estatua de la sirena, los canales de la ciudad, llevando nuestra música y alegría por donde íbamos, pasando por restaurantes de todo tipo, probando exquisiteces locales e internacionales y degustando las mejores cervezas que los afables patrones de los bares y restaurantes nos ofrecían. Aunque el tiempo, menos que el día anterior incluso, seguía sin acompañar, eso no nos quitó las ganas de estar fuera todo el día marchando por las calles, que a nuestro paso revelaban sus secretos y curiosidades, mostrándonos la belleza de la ciudad, también a la noche conocimos como las gentes del lugar les gusta celebrar la noche de un sábado.

Llegó el domingo y con él, nuestro día de volver a España, no sin antes visitar Suecia, tras coger un autobús que nos llevó a Malmo el un viaje de una hora aproximadamente sobre el mar, llegamos a la ciudad, el frío y el viento era todavía más agudo que en Copenhague, pero aún así seguimos adelante. Visitamos la ciudad y conocimos a sus gentes, entre ellos una orden de Sirius, los cuales nos hablaron de su ideología en la luz celestial de las estrellas que guía el universo,  tras una amistosa charla con ellos, y tomarnos unas cervezas, terminamos de visitar la cerveza y volvimos a Copenhague para coger el avión y volver a España, a donde llegamos a altar horas de la noche, cansados, tras un viaje de experiencias, visitas rápidas, pero con un buen recuerdo del mismo, y con las vistas puestas en volver a viajar pronto.