Viaje a Barcelona

El viernes seis de marzo , Tomatito, Duque, Glucosa y Wendy emprendieron el viaje a tierras Catalanas. Todos con la idea de conquistar el cariño de las hermosas catalanas.Después de seis horas de viaje conseguimos llegar a Barcelona, el clima frío de la ciudad no predecía un fin de semana fenomenal, pero con suerte, la amabilidad de la gente se hizo presente. Nada más llegar nos dirigimos a Rubí, un municipio situado en el Valles occidental, en el cual, nos esperaba una reconfortante cena, y si eso fuera poco, nos ofrecieron la posibilidad de dormir bajo un techo, el cual ,se agradece cuando uno está de viaje .Siguiendo nuestra aventura nos dirigimos al centro de Barcelona, en el camino pudimos observar como la gente nos miraba de manera sorprendida y tal vez curiosa, porque nos es habitual ver Tunos en estas tierras .Una vez en plaza Cataluña , nos adentramos en la famosa rambla de Cataluña , donde extranjeros y barceloneses mostraban su asombro por ver a cuatro jóvenes elegantes con instrumento en mano dispuestos a conquistar el cariño de toda la gente que mostrara un interés por nuestra presencia.

La noche nos brindo la oportunidad de conocer que no hay barreras ni limites para el arte tunantesco, al principio estuvimos un poco perdidos, al no saber donde podíamos ir a beber unas cervezas y tocar un poco de nuestro variado repertorio, es así , que llegamos a un bar que se situaba entre las calles paralelas a la rambla , en la cual ,la gente nos recibió con mucha alegría. La camarera nos pidió cantar y demostrar nuestro arte, pero con mala suerte, el dueño del bar tenía prohibido por orden municipal cualquier tipo de espectáculo de esta índole, La camarera muy amable nos invito a unos chupitos y seguimos nuestro camino en busca de otro bar el que se pueda hacer un poco de vida de tuna, pero ahí nos dimos cuenta que en Madrid estas cosas no pasan, nunca falta un bar donde te reciban con alegría y sin ninguna restricción. Pero debíamos afrontar la realidad y seguir con el viaje . No obstante, en un momento nos encontramos con una despedida de solteros quienes nos pidieron con gracia y admiración dedicarle una canción a su amigo que pronto comenzaría una nueva etapa en su vida, con miedo a la policía pudimos cantar y en un gesto de reciprocidad nos invitaron unas cervezas. Pues así, se paso la noche, habituándonos a un mundo desconocido, es así, que decidimos preguntar donde podíamos tocar y pasar un agradable momento de cara al sábado, con fortuna, un camarero de unos de los bares que frecuentamos nos dijo que vayamos a Sitges, un municipio que se sitúa a cuarenta minutos de Barcelona, la cual goza de una playa hermosa y gente muy agradable. Y así, después de muchas horas por el centro de Barcelona y la fatiga del viaje decidimos dirigirnos a dormir.

El sábado, al despertar nos dirigimos a Sitges, tal como nos había recomendado ese amable camarero , la verdad ,decidimos ir con el coche por las curvas del Garraf donde nuestro compañero Duque no se lo paso muy bien jajaja , pero llegamos listos y prestos a empezar un nuevo día .

Todo parecía ir encaminando un rumbo diferente que al de la noche anterior, había mucha gente y todos al vernos se les notaba encantados con nuestra presencia, y así, pudimos tocar en varias terrazas y restaurantes, a las dos horas de llegar a Sitges, un buen hombre muy entusiasmado nos propuso ir a tocar a una convención internacional de aplicaciones para móviles, el cual, nos ofreció gentilmente pasar una tarde agradable a cambio de mostrar a todos los asistentes nuestro hermoso arte, Al cual no pudimos decirle que no.

Al empezar a interpretar temas del folclore Español, todos los asistentes se contagiaron de la alegría y se animaron a bailar y corear las canciones , no obstante , los asistentes de otros países , estaban muy sorprendidos y encantados por lo que hacíamos y fueron quienes durante toda la noche nos brindaron de todo, haciéndonos sentir como invitados especiales, y como si fuera poco nos llevaron al la recepción del hotel a seguir disfrutando de nuestras canciones y a su vez de peticiones por parte de ellos mismos. Finalmente, así pasamos un viaje lleno de alegría y gente espectacular quienes nos brindaron su apoyo en el caso que tengamos la idea de viajar y visitar sus países donde residen, (Holanda, Alemania, Italia). La tristeza nos embargo al hacernos la idea de que teníamos que regresar a Madrid a nuestras labores universitarias, dejando atrás a personas quienes durante toda la noche nos brindaron su cariño y su aprecio, llenos de una experiencia muy gratificante y con lo bonito de compartir con personas que valoran el arte y está hermosa tradición ,tuvimos que despedirnos con el compromiso de volver a encontrarnos en otra oportunidad.