Crónica del viaje a Perú: 2ª Parte.

Con el corazón apenado al despedirnos de las cumbres incas y la magia del Machu Picchu fuimos al encuentro del descenso de la Cordillera Andina. Eso si, no sin antes prometernos encontrarnos a nuestros amigos de la Tuna Andina de Cuzco en nuestro próximo destino.

Tras otras largas horas de camino llegamos al fin a Arequipa, “La ciudad Blanca”, La “Muy Noble y Leal” y ciudad cuna de Juristas.
Al pie del volcán Misti, la ciudad de Arequipa nos recibió al amanecer de un día frio y con un reto bajo el brazo.

Participábamos en el Encuentro Internacional de Tunas de Arequipa, que celebran en honor al aniversario de la fundación española de la ciudad.
Este año era la XXIV edición del festival en honor a los 474 años de esta efeméride.

Diecinueve años atrás, la Tuna de Derecho de la Complutense también hoyó estas tierras participando en el festival y como no, teníamos que volver a dejar el listón tan alto como nuestros predecesores.

Muchas cosas podría escribir sobre la semana inolvidable que vivimos en el Sur de Perú,  pero solo me voy a centrar en dos.

La primera. inolvidable la cantidad de amigos que hicimos allí. Desde Benjamín Estrada, organizador del evento, hasta nuestros amigos (y amigas) de la Tuna de la Universidad Militar de Colombia, Nos volvimos a encontrar con nuestros compañeros de Cuzco y nuestros anfitriones en Arequipa nos ocupaban las manos una y otra vez con los vasos de “chicha”

Por dos veces tuvimos la oportunidad de tocar en el concurso internacional de tunas y las dos veces el público se entusiasmo con la nuestras tonadas.

Lo segundo. No ganamos, ARRASAMOS. Quedamos primeros en todas casi todas las categorías en las que participamos.

Mejor Tuna del Encuentro internacional de Tunas
Mejor Instrumentación
Mejor Solista

La una que nos fallo fue el premio a la mejor pandereta, pues nuestro bailarín estrella, Taison, aprovecho su actuación para lesionarse la rodilla y deleitar al público con su salida de escenario a lo “Condemor”.

La última noche la compartimos con nuestros amigos de Colombia, que con espíritu deportivo, aun derrotados, nos invitaron a compartir con ellos aquella fabulosa noche, donde asistimos a una Jura de novatos, que a mí, personalmente, me emociono.

Dejamos allí a nuestros amigos Hugo y Lucero y con nuestros premios y honor bajo el brazo, partimos dejando una estrellita en el firmamento de Arequipa.

Leer tambien…

Crónica del viaje a Perú: Prólogo
Crónica del viaje a Perú: 1º Parte
Crónica del viaje a Perú: 3º Parte
Crónica del viaje a Perú: Epílogo